Diseño y tecnología al servicio de las personas

La persona en el centro

Desde hace un tiempo, el diseño y la tecnología han vuelto a encontrar, al fin, su auténtica razón de ser: trabajar al servicio de las personas. La persona, con sus deseos y necesidades, ha vuelto a situarse en el centro del proceso de desarrollo y diseño. Los nuevos productos deben poder medirse por su "usability", o aptitud para el uso. Deben resolver problemas, no crear nuevos. Los productos complejos también deberían poder ser manejados de forma fácil e intuitiva por personas de cualquier edad, desde niños hasta ancianos. Los sistemas inteligentes deben facilitar el día a día, por ejemplo asumiendo funciones de mando y control. Deben pensar por sí mismos, reconocer su entorno y la correspondiente situación, y desencadenar la reacción correcta de forma automática. En un mundo en permanente transformación, estos sistemas deben ser además flexibles para poder adaptarse fácilmente a nuevas exigencias y necesidades. Las tecnologías disponibles a día de hoy abren, en este sentido, posibilidades completamente nuevas.

Un ejemplo de ello son los teléfonos inteligentes: con los programas inteligentes, las llamadas aplicaciones, el antiguo "teléfono móvil" se convierte en un asistente personal en todas las situaciones de la vida, tanto profesionales como privadas. Hacer la compra, reservar entradas para un concierto, descargar información local, planificar rutas en función de la situación actual del tráfico o incluso controlar y manejar desde cualquier lugar la domótica del hogar: un único y pequeño dispositivo se ocupa de muchas tareas, facilita y enriquece la vida cotidiana.

Ejemplo de diseño de decoración interior: la ergonomía y la adaptabilidad a las necesidades individuales son, hoy en día, características esenciales de un diseño excelente. La "buena forma" ya no basta por sí sola. Los muebles se convierten en multifuncionales, flexibles y también más ligeros. Después de todo, ya no permanecen para siempre en el primer sitio en el que se colocan. El mobiliario infantil crece a la par que los niños. Las sillas y las mesas pueden subirse y bajarse según sea necesario. Las puertas y los cajones se abren solos al acercar la mano.

Ejemplo de la industria del automóvil: algunos automóviles disfrutan ya de más confort que el propio hogar. Los limpiaparabrisas se activan de forma automática cuando empieza a llover. Los sistemas de iluminación inteligentes adaptan la luz a la situación meteorológica y del tráfico, de forma que aumentan la seguridad pasiva y activa. Los sistemas de asistencia son ya la norma a partir de una determinada clase. Ofrecen importantes informaciones de forma óptica y acústica, ayudan a aparcar e incluso evitan accidentes, ya que avisan de los peligros y, en caso necesario, frenan de forma automática.

El hogar inteligente a la medida exacta

Diseño y técnica al servicio de las personas: en ningún otro lugar es esto tan importante como en el hogar. Esto es debido a que, para la mayoría de las personas, el hogar es el centro del mundo y en el centro de este espacio de retiro privado está situado el ser humano. Es por esto que uno quisiera diseñarlo todo con precisión, de acuerdo con el gusto y el estilo propios, con los deseos y las exigencias personales de confort y seguridad, sobre todo cuando se es propietario de la vivienda.

No solo la selección de muebles y decoración convierten la vivienda en un hogar en el que uno se siente completamente a gusto. También la instalación eléctrica tiene enormes repercusiones en el confort y la seguridad. La domótica es la clave para una buena calidad en el hogar y, con ello, también para una buena calidad de vida.

Es ella la que se ocupa, por ejemplo, de que la luz sea la adecuada, de que la temperatura ambiente sea agradable y de que la climatización sea la correcta. De este modo se incrementa la rentabilidad, ya que el consumo de energía se adapta a las necesidades reales. La domótica garantiza el acceso a la vivienda, ya que muestra quién está frente a la puerta y permite la comunicación con los visitantes. Mantiene alejados a los amigos de lo ajeno simulando que hay gente en casa cuando no hay nadie.

Las posibilidades de la tecnología de edificios moderna son casi ilimitadas, y constantemente se van añadiendo nuevas. Lo importante es que esta tecnología se emplee de la forma adecuada y de que su funcionamiento sea fiable y de fácil manejo. La domótica con Gira Assistance garantiza que uno se sienta realmente en casa entre sus cuatro paredes.

Escuchar música mientras uno se limpia los dientes.

Mejor orientación en la oscuridad.

Conmutación temporizada de las luces de forma automática.

Subir y bajar persianas cómodamente pulsando una tecla.

Manejar las luces o las persianas con un solo dedo.

Resultados de entrega en función de la gama específica del país

Assistance

TOP

Gira utiliza cookies para los sitios web del dominio gira.com. Al utilizar nuestro sitio web está usted aceptando la utilización de cookies. En nuestra declaración de protección de datos encontrará más información referente a las cookies empleadas por nosotros o por terceros y la forma de desactivarlas.

OK